Se metió en un pajar y se pinchó con una aguja. Fue el comienzo de todo, de todo todo, y por el todo. En ese echar a andar de la totalidad,
una risa encendida,                            provocada por el accidente. Tenía que ser una aguja                                               precisamente.
A chupar la sangre del dedo.
Óxido, sabe a hierro oxidado. Así comienza
este cuento: una pequeña herida
abierta                                               y alguien que se chupa un dedo.
Sangre, sangre reseca que forma letras. Dos sílabas, leve cosquilleo. Impregnado, dilucidado y seccionado.
Es una nueva manera de                           volver al punto de origen: dejar tu rastro de plasma en hojas en
blanco,                               en virtuales pistas de creación. Si te pierdes, siempre puedes leer y releer                                                           en escarlata. Por supuesto, no podía frenar ese
hormigueo. Mareo,                       movimiento, mareo, SILENCIO; roto… escindido, vapuleado
                                                      por la vigilia violada
del silencio quebrado                                                                   en tu cabeza
fragmentos de grana,                     sueños en púrpura,
                                                                                                    visiones.
Y ese goteo que no para, que le ciega y arranca cada palabra, cada signo que pone pausa a su prosa, a su leve poesía de maligna flor. La rosa es bella, pero puede clavar su espina en tu corazón
                                                      y teñir tus pensamientos («cabeza-corazón»)
de purpúrea aflicción                                                                              SINTAGMA.
Disfruta con el humo que sube desde tu cabeza hasta tus pies, en un ascendente descenso que pulula sin freno. Agotador, pero preciso, necesario como cada latido que arroja, que vaporiza el sello de cera de tu desenfreno. Alcohol para limpiar heridas, agua oxigenada, MERCROMINA
                                                      en síntesis de una vivencia
que te devuelve a la vida a la vez que te desangra. Te transporta y sustituye, removiendo tus jodidos átomos en una satisfacción casi pura. Sexo con amor y risas, alegre cabalgar entre chasquidos de susurros y parpadeos
                              de placer,                                                       de respiración,
acentuada por el ritmo                              de la secreción
       orgásmica                               de tu talento.
Carne de gallina. Ojos lacrimosos, pero sin tristeza, deslumbrados por ese torrente rojizo de ideas. IMPRIMACIÓN viciosa que se adhiere a tu existencia como el polvo del camino. Tecleo, tecleo… muñeca, muñeca… «queca». Notas
de una trompeta
                                                                                         en tu piel clavada
y esos desvelos                             que le condujeron
a la locura,
                                          a cortarse las venas en un onanista intento de arrojar ese genio interior que nos posee, que debemos exorcizar como un diablo,
                              gritando y pataleando.
                                                      Y la cabeza se le fue junto con la consciencia
en un grito de Tourette. Removiendo el aire viciado con las manos
                                                                 impregnadas
                              de viscosidad
                   para que este cuento muera desangrado en un
                                                                 último exabrupto                   fatal
       que acompaña a este miserable goteo.