Intenta cazarlo, aprehenderlo, sostenerlo, retenerlo. Pero se le escapa, huye, se evapora, se deshace entre sus dedos. Nunca lo podrá cazar, nunca lo podrá asir, nunca lo va a agarrar, puesto que ese instante siempre habrá pasado.