En el silencio se atan

cabos que prenden

sin remisión,

sin mesura,

la llama de la locura

por un amor próximo

desorientado y perdido

en esa pequeña distancia.